miércoles, diciembre 21, 2005

¿Pueblo o Plebe?

Desde la antigua Roma se ha copiado la famosa frase:

“El pueblo es la plebe”

Pero algo que no aclaran es que, en esa época, Plebe era una clase social que englobaba a la mayoría de la población; pero luego se lo tomó peyorativamente y Plebe pasó a ser sinónimo de ignorancia, incultura.

Como esta definición se adaptaba mejor a sus propósitos, se convirtió en el estandarte de todo político ávido de perpetuarse en el poder...

Claro, les convenía que esto se volviera verdad... y ¿saben qué? Lograron su objetivo.

¿A quién favorece que el pueblo se convierta en plebe?

A los que quieren gente fácil de manipular.

Si mantienen al pueblo en la ignorancia, desinformado, supersticioso, entonces cualquiera que sepa como presionar estos botones podrá lograr lo que quiera. Tendrá el manejo del timón.

Por eso la migración no es algo totalmente negativo... y voy a explicar por qué.

Si se adquiere conocimiento, si se conoce otra forma de vida con leyes que funcionen, si se conocen pensamientos que valoren al ser humano, si se ven en acción estas leyes y pensamientos, si se despierta el sentido común... hay esperanza... no todo está perdido.

No digo que todo es perfecto fuera y que aquí no haya eso, no.

Digo que es difícil aprender eso en un lugar donde impera la ley del más fuerte, del más corrupto.

Afuera hay corruptos, hay desorden, no vamos a negar eso pero... y este es un gran pero...

Si un ecuatoriano aprende que no puede salir a quemar un monigote en media calle, al pie de un carro porque viene un policía y le dice: ¿En qué está pensando? ¿No ve que puede incendiar el lugar?

Y ese ecuatoriano, por un instante, abre los ojos, ve que está en la ciudad, ve que hay casas, otras personas y se da cuenta que va a hacer una fogata cerca de artículos inflamables, en ese momento habrá despertado algo de sentido común, y cuando vuelva a su barrio tendrá cuidado donde emplaza el monigote antes de quemarlo.

Si, no se trata de anular una tradición, se trata de cuidar la vida, de respetar las posesiones de los demás y las suyas propias.

Si una ecuatoriana aprende que tiene derechos iguales que un hombre y que, como ser humano puede defender esos derechos, que realmente tiene voz y voto, cuando regrese al país su visión habrá cambiado totalmente. Ya no pasará tan frecuentemente casos como el que cité en un post anterior.

Si cualquier compatriota ve como la tecnología ayuda a las personas y no solo se utiliza para confundirlas y solapar la corrupción... cuando regrese no será engañado tan fácilmente.

Ya no podrán decirle que todo está bien así como está porque él, ella habrá visto algo mejor.

Allí donde le digan que no se puede hacer nada, no solo dirá “Siempre se puede hacer algo” y permanecerá quejándose sin hacer nada, sumido en su ignorancia, no. Ahora, podrá hacer algo.

Ya no vendrán a decirle que el Mall del Sol es el Mall más grande de la costa del Pacífico de América del Sur y repetirá tamaña mentira sintiéndose orgulloso. Podrá refutar ese engaño y hasta mostrar fotos de los Malls de Santiago de Chile.

Ya no vendrá un destructor de la Patria a decir “¡Porque yo tengo derecho! Tengo derecho a volver a mi país a ser Presidente de nuevo”, no. Ahora sabrá la villanía escondida en el tal sujeto. Y si vuelve, irá a la cárcel donde merece estar por saquear y destruir un país.

Habrá abogados nacionales capaces de traer a aquel otro destructor del país que, ahora da clases en Harvard. Sin que esto lo impidan los políticos de ahora.

Aquellos políticos a los que les interesa que “El pueblo sea la plebe”.

La migración no es del todo mala si contribuye a que el pueblo vuelva a ser el Pueblo.

Y para aquellos que, como siempre van a repetir que aquí, sin ayuda del resto del mundo, se puede aprender eso... les recuerdo que desde hace décadas muchos otros repiten como loros lo mismo.

Todo lo que ayude a que el pueblo deje de ser la plebe y se convierta en Pueblo, libre, soberano, con conocimientos y valores para decidir... ¿Hay algo más positivo que esto?

Afuera se pueden adquirir conocimientos que nos ayuden a esto, por eso repito, la migración tiene su lado positivo, aunque tiene su lado negativo pero de eso no trata este post, al menos no hoy.

2 comentarios:

Pepe dijo...

siempre es bueno leer algo que nos de un poquito de esperanza de tener un Ecuador mejor... como dices, tiene su lado negativo, es más a lo que lo ocmencé a leer mi comentario sería sobre todo lo malo pero tu frase final me convenció de no hacerlo...

George Citadino dijo...

Yo sentí lo mismo que Pepe, iba a nombrar lo malo tambien, pero, ¿para qué?... Lo turro es que en otros países más desarrollados, a pesar de tener mejores economías y vivir en una sociedad más ordenada donde no se queman monigotes en la calles, la gente no se pasa la roja, no se sobornan a los oficiales, etc.. tb existe la "plebe" y el control gubernamental sobre el ciudadano que vive su vida pero no tiene ni la menor idea de que está siendo manipulado día a día. En Estados Unidos es así, pero por suerte hay muchos despiertos que se esfuerzan por abrirle los ojos al resto. Entonces la pregunta es ¿queremos un sociedad más ordenada pero bajo estricto control? Según yo, más que leyes, habría que inculcar una cultura de progreso en la ciudadanía.

Saludos Ingrid y Feliz Navidad para ti y tus queridos.